La póliza de seguro de automóvil adecuada puede ayudarlo a volver a la carretera rápidamente si su automóvil resulta dañado o destruido por un accidente, incendio, robo u otro evento cubierto por su póliza de seguro. Su póliza también puede brindar protección contra gastos médicos y legales resultantes de lesiones, pérdida de la vida o daños a la propiedad causados por un accidente que involucre su vehículo.

Por ley, los conductores deben poder pagar las pérdidas que causan a otros. Tener un seguro es la forma más sencilla de cumplir para la mayoría de las personas. Para financiar un automóvil, generalmente es necesario tener un seguro que cubra los daños a su vehículo. Esto incluye:

Seguro de colisión

La cobertura de colisión paga por los daños causados a su vehículo en un accidente automovilístico. La cobertura de colisión estándar pagará cualquier reparación hasta el valor justo de mercado de su automóvil. La cobertura de colisión generalmente también viene con un deducible de seguro. Es la cantidad de dinero que paga por las reparaciones antes de que su seguro de colisión entre en funcionamiento. Cuanto mayor sea el deducible que esté dispuesto a pagar, menos costará la cobertura de colisión.

Seguro integral (distinto de colisión)

El seguro integral cubre los daños causados a su automóvil de alguna manera que no sea una colisión, como si fuera robado o destrozado. Inundaciones, huracanes, robos, daños en el parabrisas e incendios también son eventos generalmente cubiertos por un seguro de automóvil integral. Al igual que en caso de colisión, el seguro integral pagará hasta el valor justo de mercado de su automóvil (menos el deducible de su seguro). Aunque ningún estado lo exige legalmente, probablemente lo necesitará si su automóvil está financiado.

¿Interesado en seguros de automóvil?

Solicite una propuesta